ECOLOGISTAS EN ACCIÓN DE ANDALUCÍA TRASLADA AL COMITÉ DE CAZA


ECOLOGISTAS EN ACCIÓN DE ANDALUCÍA TRASLADA AL COMITÉ DE CAZA DE LA JUNTA LAS PROPUESTAS QUE LAS ORGANIZACIONES DE DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE HAN REMITIDO AL GOBIERNO DE ESPAÑA


Se pretende que no se use la caza como medida para el control de poblaciones de especies silvestre, especialmente, durante el Estado de Alarma.

El escrito de las organizaciones ambientalistas y ecologistas viene motivado por la avalancha de iniciativas de las Comunidades Autónomas, entre ellas, Andalucía, para autorizar la caza durante el periodo del Estado de Alarma, con el argumento de controlar las poblaciones de especies cinegéticas, en particular, de conejo y jabalí, con la justificación de la prevención de daños a la agricultura y de riesgos para la sanidad animal. Estas acciones se están activando en las Comunidades Autónomas de forma masiva después de que el Ministerio de Agricultura reclamara públicamente que se mantuviera el control sobre el jabalí.

La caza no se ha mostrado como un instrumento eficaz para atajar una problemática que se ha sobredimensionado y que se repite año tras año, poniendo en serio peligro la biodiversidad ya que, de facto, lo que se pretende es mantener la temporada de caza durante todo el año, incluso, en época de reproducción de las distintas especies, muchas de ellas amenazadas. A esta situación se suma la excepcionalidad del Estado de Alarma en la que se están produciendo estas autorizaciones.

Las entidades ecologistas y conservacionistas llaman la atención sobre el hecho de que delegar el ejercicio de esta actividad en cazadores y agricultores o en quienes estos designen, implica un evidente riesgo para la salud pública y un quebrantamiento de las exigencias de confinamiento decretadas por el Estado de Alarma.

Las administraciones no disponen de los medios exigibles ni para verificar previamente los daños, que es necesario demostrar, ni para controlar la caza, ya que los servicios de vigilancia medioambiental, cuerpos de Agentes medioambientales y Seprona de la Guardia Civil, están ocupados, como es lógico, en otras prioridades y ya han manifestado las limitaciones operativas que padecen.

Estas organizaciones recuerdan en su escrito que las malas prácticas, entre ellas, la sobreexplotación cinegética, son el principal motivo por el que una especie otrora abundante, ampliamente distribuida y clave para nuestros ecosistemas como es el conejo, haya sido clasificada como «en peligro» en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Por otra parte, en el caso del jabalí, se considera totalmente incoherente que se sigan autorizando sueltas y alimentación suplementaria para, posteriormente, autorizar controles de población de la especie, argumentando su abundancia, los daños agrícolas y los riesgos sanitarios.

Se  han  trasladado estos argumentos al Comité de Caza que ha sido convocado de forma telemática, ya que en ese encuentro se va a proponer por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, con el apoyo de la Federación Andaluza de Caza y de ASAJA, mantener las órdenes de emergencia cinegética para conejo en buena parte del territorio andaluz y para jabalí en toda Andalucía.

También se va a abordar la aprobación de la Orden General de Vedas para el periodo 2020-2021 y la modificación de los periodos autorizados para la caza de la tórtola.

Ecologistas en Acción de Andalucía plantea que se debe aprovechar la situación de alarma para dar un respiro a especies clave como el conejo, y, por ello, solicita la moratoria de su caza, así como la suspensión de la media veda que afecta a especies en situación crítica, como la tórtola europea. La Fiscalía ha instado a las Comunidades Autónomas a incorporar la prohibición de la caza de la tórtola en su reglamentación cinegética.

En cuanto a la situación de emergencia del jabalí y de sus híbridos, resultantes de cruces con cerdos, es una medida no justificada porque no existen datos de densidad y de daños contrastados que la avalen. Se pretende permitir la caza en todo el territorio andaluz de jabalíes y sus híbridos, a la vez que se mantienen autorizaciones de repoblaciones con estos animales criados en granjas y su alimentación suplementaria, auténtico origen del problema. Entendemos que no se puede utilizar la caza, que es un método no selectivo, para paliar un problema como la presencia de híbridos o el riesgo sanitario por posible contagio de enfermedades al ganado, eliminando cualquier animal, sea cual sea su origen genético o su estado sanitario. Sólo medios selectivos estarían justificados y es lo que hemos solicitado a la Junta para que su «Revolución verde» se aplique también a asuntos tan trascendentes como la gestión de la caza y de la biodiversidad en momentos de Emergencia Climática como en los que estamos instalados.

En caso de aprobarse la caza de conejos y jabalíes durante el periodo del Estado de Alarma, Ecologistas en Acción lo recurrirá ante el Gobierno Central, por entender que es una medida ilegal que contraviene lo dispuesto en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y sus respectivas prórrogas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *