septiembre 20, 2021

Cadena Joven Digital

(Onda Sanlúcar Tv y Bahía Sur Rádio)

El PP acusa al Gobierno local de cambiar de sitio el botellón en lugar de acabar con él

2 minutos de lectura
El PP acusa al Gobierno local de cambiar de sitio el botellón en lugar de acabar con él
La presidenta del PP de Sanlúcar, Carmen Pérez, se hace eco de las denuncias de los vecinos de la avenida Playa de la Jara y calle Playa de Zahara, que sufren las molestias de las concentraciones celebradas hasta ahora en JaramarReitera la petición de que se actúe con autoridad porque el problema afecta a la salud de los jóvenes y la seguridad y el derecho al descanso de los vecinosInsiste en que en Jaramar no están resueltos los conflictos y pide la instalación de reductores de velocidad para evitar carreras ilegales  

24 de febrero de2021.- La presidenta del PP de Sanlúcar, Carmen Pérez, ha advertido de que el Gobierno local, lejos de solucionar los problemas de seguridad y convivencia provocados por el botellón y las carreras ilegales en la zona de Jaramar, lo ha trasladado de sitio.

Pérez se hace eco de las denuncias trasladadas por los vecinos de la avenida de la Playa de la Jara y calle Playa de Zahara, quienes sufrieron este fin de semana concentraciones de jóvenes consumiendo alcohol en la vía pública y sin cumplir con las medidas de prevención para evitar el contagio por coronavirus, así como la suciedad provocada por dichas reuniones.

Esto se produce a consecuencia de las medidas puestas en marchas por parte del Gobierno local de control en Jaramar que son insuficientes. Pérez ha reiterado al alcalde, Víctor Mora, y a su socio, Javier Gómez Porrúa, que actúen con diligencia y autoridad para acabar con una práctica seriamente perjudicial para la salud de los jóvenes, la seguridad de los vecinos y el derecho al descanso.

La portavoz popular ha insistido en que debe despojar de sus responsabilidades a la delegada de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Teresa Rúa, o cesarla por su incapacidad para solucionar un problema que ha creado alarma social e indignación.

Asimismo, ha reiterado la necesidad de colocar los reductores de velocidad prometidos a los vecinos de Jaramar y que Rúa, sin motivo alguno, decidió no instalar.